Artifex logo
Banco de Imágenes Demos Dibujo Técnicas Illes Balears Historia del Arte Castellano Català English
El orígen de algunos dichos y creencias populares
Artifex - © 2003-8
Ir a la sección

 

( Miquel Ramis)

Cuando hablamos de parábolas, todo el mundo recuerda las de Cristo, por lo que parecen algo antíguas y pasadas de moda. Sin embargo, las parábolas son historias sencillas diseñadas para hacer reflexionar. Aquí se recopilan algunas hermosas parábolas actuales :

Pasar por debajo de una escalera

Al colocar una escalera contra una pared, hueco l forma un triángulo. En algunas religiones,incluída la cristiana, esta figura geométrica simboliza la divinidad. Por eso, muchos consideran que, al pasar por debajo de una escalera se está haciendo una intromisión en terreno sagrado. Esta acción podría desatar las iras de los dioses y traer mala suerte.


ENTRAR CON EL PIE DERECHO

Proviene esta expresión, que significa el comienzo correcto y favorable de algo, de la liturgia de la misa, aunque parezca más bien una superstición. En los misales, por ciertos motivos antiguos, se prescribe que el cura celebrante de la misa, debe disponerse a subir las gradas del altar iniciando el paso con el pie derecho.


MAS VALE TARDE QUE NUNCA

El filósofo griego, Diógenes Laercio, ya mayor, decidió aprender a estudiar música. Alguien cercano a él, al conocer tal propósito, recordó al sabio que ya era demasiado mayor para enredarse con esas contemplaciones. Diógenes, sin inmutarse respondió "vale más tarde que nunca".


DAR EN EL CLAVO

Antiguamente existía un juego llamado hito que consistía en fijar una estaca o clavo de hierro en el suelo y arrojar desde lejos unas anillas de hierro hasta colar la anilla en la barra. Ensartar el hito era por tanto, "dar en el clavo" significaba ganar la partida. La expresión se refiere a encontrar una explicación coherente a un problema o duda.

De aquí deriva también la expresión "conseguir un hito" , o sea, conseguir algo muy dificil.


 

“No hay tu tía”


Es una expresión que suele usarse ante los hechos consumados. Al oírla, el oyente comprende que no hay esperanza de cambio.

La atutía o tutía, , es una costra que queda en la chimenea del horno después de procesar ciertos minerales.Con esta mezcla, se preparaba (en tiempos en los que no había una farmacia en cada calle, abierta las 24 h), un ungüento que, como contenía óxido de cinc, favorecía la cicatrización.

Y “no hay tutía”, se usó a partir de entonces como sinónimo de “no hay” o “no tiene remedio”.

El conocido "negro de humo" es un pigmento natural para tintar el estuco que se obtiene de quemar aceite de lino en una lámpara a la que se ha adosado una chapa metálica a la llama. Al cabo de un tiempo, solo hace falta rascar la chapa para obtener un fino pigmento totalmente negro. El "negro marfíl" se obtiene tras quemar huesos.


DE PUNTA EN BLANCO


En los ejercicios para combate, los caballeros medievales empleaban armas de hierro ordinario que carecían de filo y llevaban en la punta un botón, como los floretes con que se aprende esgrima. Recibían el nombre de armas negras, en oposición a las que se usaban en los torneos, que eran de acero filoso y tenían el extremo afilado o, como se decía entonces, la punta en blanco. En esas lizas, los contendientes se presentaban ante el árbitro o maestro de armas acompañados de sus escuderos, quienes portaban los yelmos con sus penachos y los respectivos escudos. La gran pompa de esta ceremonia con música de fanfarrias y el espectáculo de las armaduras relucientes y los estandartes al viento quedaron asociados a la frase "estar de punta en blanco", que tomó el sentido de mostrarse con las mejores galas. Pasaron los tiempos feudales, pero el dicho subsiste. Sólo que ahora se aplica a cualquiera que luce impecablemente desde el peinado hasta los pies. Vestido de punta en blanco. Como para un torneo... de elegancia.


MORIR DE AMOR
Se habla corrientemente de las agonías del amor, y el tema inspíra óperas, best-sellers, tangos, boleros y culebrones. La idea de que el sentimiento amoroso está fatalmente asociado con el final de la existencia nos viene desde muy atrás como lo prueban las lenguas más antiguas. Del indoeuropeo (lengua madre del sánscrito, el griego y el latín) heredamos la raíz wen- que significa desear intensamente, querer, amar. De allí viene Venus, nombre de la diosa del amor, de donde salió venéreo, que antes se refería al amor físico y hoy sólo se aplica a ciertas enfermedades sexuales. Y también venerado, persona idolatrada. Pero los filtros de amor y los sufrimientos atroces propios de un amor no correspondido hicieron que de la misma raíz wen- derivase además una palabra terrible, veneno. Así surgió la alianza entre las palpitaciones del corazón y su interrupción definitiva. Amar y morir quedaron unidos, sobre todo entre los románticos y los adolescentes, tan amigos ambos de las expresiones tremendas. Cuando "morir de amor " no va más allá de una manera de hablar, la sustituye una frase bastante más prosaica: “ hay amores que matan”.


Tirar la casa por la ventana
En el siglo 19, cuando alguien ganaba la Lotería Nacional de España se estilaba a que los amigos y familiares del afortunado fueran a su casa y, literalmente, arrojaran todas sus posesiones por la ventana. Esto en señal de la nueva vida de dicha persona.


Cargar con el muerto
En varios territorios de la época medieval existía una ley que dictaba que cuando no se podía hallar al asesino de un cadáver encontrado, los pobladores del pueblo al que pertenecía dicha persona debían pagar una multa conjunta. Como a nadie, sea la época que sea, le gusta pagar impuestos… los pobladores al encontrar un cadáver se apuraban a cargarlo, y de común acuerdo, transportarlo y arrojarlo en un poblado vecino para salvarse de la multa.


Oficios

- Batir el cobre. Se refiere al gran esfuerzo que hay que hacer para trabajar el cobre en caliente con los martillos.
- De cajón. Los linotipistas en las imprentas fuardaban en sus cajones algunas frases hechas y que utilizaban así con facilidad.
- No dar ni clavo, no dar ni golpe, no dar un palo al agua. Expresiones de igual significado referidas a miembros de diferentes profesiones: carpinteros, herreros, agricultores y marinos.
- Dorar la píldora. Los boticarios solían dorar las píldoras con un envoltorio de caramelo para darles un mejor sabor y disminuir su rechazo.


 

Ser culo de mal asiento. Alude a las vasijas o cántaros que no tienen una base uniforme y por tanto asientan mal.

Ser un "Atorrante". Esta frase, utilizada muy comunmente en la Argentina, que significa ser un pícaro, un estafador, un vividor o mantenido, proviene de los principios del siglo XX, cuando los vagabundos que no tenian una casa dormían en las tuberias, que eran traidas de Inglaterrra directamente de la fábrica de A.Torrant, de allí se empezó a usar el término.


Tocar madera

Los Arios mazdeístas tocaban madera para ponerse bajo la gran seguridad y protección de Atar, genio del fuego. Se creía que dicho poder estaba enteramente encerrado en las venas de la madera. Para los cristianos, la cruz de madera en la que fue crucificado Cristo posee un especial poder mágico. Tocar la madera de la cruz era antaño un símbolo de protección frente a todo tipo de males. (Revista Natural.)

Procede de una milenaria costumbre basada en la creencia de que en las vetas moradas de la madera reside el genio del Fuego y la Vitalidad. (Belca Del Dicho Al Hecho.)

Según la tradición esa madera solo podía ser de roble. Los cultos en torno al roble son muy antiguos. Surgieron independientemente entre los indios norteamericanos alrededor de 2000 A. de C., y más tarde entre los griegos. Ambas culturas, al observar que el roble era alcanzado frecuentemente por el rayo, supusieron que era la morada algún dios. (Astrología Ciudad Futura.)

Los Arios mazdeístas tocaban madera para ponerse bajo la gran seguridad y protección de Atar, genio del fuego. Se creía que dicho poder estaba enteramente encerrado en las venas de la madera. Para los cristianos, la cruz de madera en la que fue crucificado Cristo posee un especial poder mágico. Tocar la madera de la cruz era antaño un símbolo de protección frente a todo tipo de males. (Revista Natural.)

Procede de una milenaria costumbre basada en la creencia de que en las vetas moradas de la madera reside el genio del Fuego y la Vitalidad. (Belca Del Dicho Al Hecho.)

Según la tradición esa madera solo podía ser de roble. Los cultos en torno al roble son muy antiguos. Surgieron independientemente entre los indios norteamericanos alrededor de 2000 A. de C., y más tarde entre los griegos. Ambas culturas, al observar que el roble era alcanzado frecuentemente por el rayo, supusieron que era la morada algún dios. (Astrología Ciudad Futura.)


Tener muchos humos

Existía entre los romanos, la tradicional costumbre de adornar el atrio de las viviendas con los bustos y retratos de toda su ascendencia, con el objeto de demostrar la longitud y la importancia de su linaje.

Estos objetos, por efecto del humo y del paso del tiempo, adquirían una coloración oscura de la que los habitantes de la casa solían ufanarse, ya que cuanto más intensa era esa pátina de ranciedad, más crecía la respetabilidad de la familia, en base a la memoria de sus ancestros.

Ese es el origen de la expresión tener muchos humos que hoy aplicamos análogamente para manifestar la fea actitud de quien actúa con engreimiento y presunción inmoderados.

El mismo valor adquirió la locución subirse los humos a la cabeza.


ZAPATERO, A TUS ZAPATOS

(Mind your own business)

Según los testimonios de los historiadores Valerio Máximo y Plinio, el Viejo, la frase fue pronunciada en cierta oportunidad por Apeles, el pintor griego más célebre de la Antigüedad. Este artista acostumbraba a exponer sus cuadros en la plaza pública y así podía escuchar directamente la opinión de la gente acerca de sus trabajos.

En cierta oportunidad, Apeles había expuesto el retrato de una persona importante de su ciudad y un zapatero que pasaba por el lugar, se detuvo a observar la obra y criticó la forma de una de las sandalias del personaje.

Apeles acató la observación del zapatero, llevó la obra a su taller, la rectificó y nuevamente la llevó al lugar de exposición.

Cuando el zapatero volvió a contemplar el cuadro, al ver que el pintor había acatado su sugerencia, se sintió autorizado para extender sus críticas a otros aspectos del retrato, lo que motivó que Apeles, al escuchar esos comentarios, lo encarara y le dijera: zapatero, a tus zapatos.

La expresión, desde entonces, se usa como consejo a quien pretende juzgar asuntos ajenos en los que no es experto.


BRILLAR POR SU AUSENCIA

(To be conspicous by his absence)

Entre los romanos, existía la costumbre de exhibir en los actos fúnebres los retratos de todos los antepasados y deudos del difunto.

Por eso, el célebre historiador Tácito, al relatar en el libro III de sus "Anales" las honras fúnebres de Junia -viuda de Casio y hermana de Bruto (el asesino de Julio César)- cuenta que todo el mundo se daba cuenta de la ausencia ("brillaban" por ella) de la efigie de los dos criminales.

Posteriormente, en el siglo XVIII, el gran poeta francés André de Chenier puso de moda la expresión brillar por su ausencia que todo el mundo usa hoy, a veces con mala intención, para resaltar la falta de algo o alguien en determinada circunstancia.


 

Ver frases latinas

Home Index Mapaweb ¿Quieres colaborar? Arriba
Consellería d'Innovació i Energía The European Comunity Fundació Illes Balears per a la Innovació Tecnológica Blau Rustic Ajuntament d'Alaró
Propiedad intelectual & Copyright © 2002.2003, Blau Rustic s.l.l.