Artifex logo
Banco de Imágenes Demos Dibujo Técnicas Illes Balears Historia del Arte Castellano Català English
Forja de herramientas de talla II
Artifex - © 2003-4
Ir a la sección

En esta segunda sesión de forja vamos a forjarnos gubías. Una vez aprendida la técnica para fabricar cinceles, es hora de pasar a a aumentar nuestra incipiente colección de herramientas de talla "a medida".

Empezamos como ya aprendimos en la lección anterior a cortar los amortiguadores en secciones a la medida de las herramientas que vamos a forjar. Es importante recordar que al forjar la barra se estira, aumentando de longitud, especialmente si forjamos punteros.

Esta vez utilizaremos unos amortiguadores especiales de competición,( naturalmente, tambien reciclados) que nos trajeron Joan y Paco, con lo que previsiblemente la aleación será todavía mejor que los que hemos utilizado hasta la fecha.

 

Esta vez ya hemos mejorado algo las instalaciones: tenemos ya un banco sólido sobre el que hemos montado un tornillo de apriete, una mesa metálica hecha de una vieja portería de baloncesto y un pilón de madera sobre el que hemos asentado los yunques hechos con raíles de ferrocarril.

 

De paso estrenamos tambien un nuevo diseño de forja. Partiendo de una miniforja construída con un cubo de rueda de camión y una "T" de 2 pulgadas de latón reciclado diseñada para funcionar con la pistola de aire de un compresor (para trabajar solo) Pedro le ha acoplado un ventilador de forja comprado en el rastrillo y repasado en su taller para su uso manual, sin tener que depender de electricidad.

Para ello ha aprovechado un tubo de hierro galvanizado ( una vieja valla de obra) que ya tenia hecho el codo a 90 grados. El objetivo: rodar desde una posición cómoda y a suficiente distancia del calor de la fragua. Ver funcionamiento de la fragua 1 Ver Fragua2

Una vez encendida la fragua, el diseño se muestra cómodo y efectivo. El invento conserva sus características originales: peso ligero, desmontable ( el cubo está simplemente apoyado en la mesita de 4 patas y el nuevo tubo se conecta con una rosca.) y que ocupe un espacio mínimo cuando no se esté usando.

 

 

El tamaño contenido de la fragua no impide que le vayamos poniendo de 7 a 9 hierros simultáneamente, con lo que proporciona material candente para dos yunques sin ningín problema.

 

Una vez la fragua empieza a producir hierro al rojo, la actividad es frenética: se trata de golpear lo más rápidamente posible para evitar que se enfrie el metal. El propio golpe mantiene el hierro caliente, de ahí que los cuadros como "la fragua de Vulcano" de Velazquez representen varios herreros golpeando alternativamente el mísmo hierro.

Mientras los profesores hacen las primeras gubías, Gonzalo vá cortando los amortiguadores en secciones. Miguel y Jeroni toman buena nota ya que luego les tocará forjar a ellos.

En primer plano, un cubo lleno de agua, imprescindible en caso de quemaduras accidentales y para enfriar el metal.

Detrás de él, un cubo metálico hecho con un bidón de cerveza a presión de acero inox.

Las gubías van domando su curva mediante la acción combinada de una base cóncava tallada en el yunque y una cónvexa sobre la que se martilléa.

Aquí se aprecia perfectamente la curvatura obtenida. La concavidad más estrecha es para hacer gubías pequeñas.

Gonzalo forjando su primera gubía. La mano derecha está enguantada mientras que la derecha ofrece mejor agarre al martillo desnuda. Los auriculares rebajan los decibelios del constante martilleo de los dos yunques a pleno funcionamiento.

Los alumnos en esta segunda clase ya son capaces de forjarse sus primeras herramientas. En este video, Toni, Gonzalo y Jeroni disfrutan de su momento creador.

 

El archivo es grande ( 6,58 M) Si tienes modem es mejor abrir una ventana nueva y seguir navegando mientras carga.

Varias gubías recien salidas del yunque, enfriándose.

Herramientas repasadas con la amoladora , listas para templar.

De izquierda a derecha, gubías, punteros, martillinas y cinceles. En la parte superior, gubía para talla ( con mango de madera), gubías y cinceles.

Las futuras martillinas preparadas para efectuar el dentado.
Como no podía ser de otra manera, hemos mejorado respecto a la primera forja: el record de 24 herramientas ha quedado pulverizado: 9 martillinas, 5 cinceles, 3 punteros y 27 gubías, en total 44 herramientas.

Notas:

Si a alguno le quedan dudas sobre el valor real de fabricarse sus propias herramientas en pleno siglo XXI, que le pregunte a los alumnos participantes. La sensación de dominio sobre la materia no solo refuerza la autoestima sino que existe algo especial en trabajar con "tus" propias herramientas.( utilizando el "tus" en el sentido literal, integral, del término. Artifex no solo pretende formar artesanos sino recuperar la mística de las herramientas. Como bien dice Pedro,un auténtico fetichista de las herramientas, que rastrea desde hace 25 años en los rastrillos, "...tener en tus manos la herramienta de un artesano muerto merece un respeto..." .En estas herramientas están resumidas a veces toda una vida, y su buen estado de conservación demuestra un amor al oficio más allá del trabajo rutinario. El trabajo a destajo acabó con el respeto a las herramientas: una hora de destajo era y es más rentable que perder 15 minutos cada día limpiando y manteniendo las herramientas. Así, cualquier albañil actual tiene unas herramientas que presentan un estado deplorable.

Ver forja 1
Ver forja 3
Ver personalización de una gubía



 
Home Index Mapaweb ¿Quieres colaborar? Arriba
Consellería d'Innovació i Energía The European Comunity Fundació Illes Balears per a la Innovació Tecnológica Blau Rustic Ajuntament d'Alaró
Propiedad intelectual & Copyright © 2002.2003, Blau Rustic s.l.l.